«

»

Dic 18

El PP sólo reparte “Dolor”

Download PDF
Alberto Ruiz Gallardón

Alberto Ruiz Gallardón

Mientras vemos como miles de personas se manifiestan un día sí y otro también en la calle contra los llamados “esfuerzos económicos para contener la crisis” del Gobierno del Estado, miembros del mismo, son capaces de aseverar que gobernar, “a veces es repartir dolor”, en referencia a dichos esfuerzos económicos que se están pidiendo.

Dichas declaraciones públicas del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, las hizo al ser preguntado por las protestas que han provocado sus reformas tanto en el mundo judicial como en gran parte de la ciudadanía, a causa de la Ley de Tasas. Entiende que son “medidas dolorosas” pero que son necesarias para defender los derechos de los ciudadanos.

Coalición Canaria de Fuerteventura se pregunta, ¿cómo se pueden defender los derechos de los ciudadanos si asistimos todos los días a recortes en los servicios públicos y al aumento de tasas e impuestos?, y ¿porqué tenemos la sensación de que ese “reparto de dolor”, no se hace por igual?

El afán recaudatorio del Gobierno del Estado, (que no ha escatimado ningún esfuerzo en aumentar todas los impuestos que prometió que nunca tocaría), y de su ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, les ha llevado, sin ningún pudor a aumentar unas tasas donde las clases más desfavorecidas quedan en total desamparo ante los precios desorbitados aprobados por el Gobierno y ratificados por el PP en el Congreso y el Senado.

Con la entrada en vigor de este proyecto de ley, serán muchas las personas que tendrán que valorar si plantean o no un contencioso judicial tras analizar previamente los costes que tendrán que asumir.

Coalición Canaria de Fuerteventura considera que esta ley busca fundamentalmente una mayor recaudación de impuestos y un marcado carácter disuasorio, dado que impedirá que los ciudadanos acudan a los tribunales. “Esta medida supone un auténtico atropello para todas aquellas personas que se tendrán que enfrentar al dilema de garantizar su defensa legítima o desistir por no poder asumir los desorbitados costes del proceso judicial.”

Comparte y disfruta
Download PDF

Deja un comentario