Ideario Político

Download PDF

LIDERAR LA SALIDA A LA CRISIS:  HACIA UNA ISLA CON IDENTIDAD Y FUTURO

PONENCIA POLÍTICA

Ponente: Felipe Bermúdez Suárez

 

0. Introducción

Desde hace unos cinco años, en Fuerteventura vivimos  insertos en una grave situación de crisis económica, que está marcando todas las manifestaciones  de nuestra sociedad, tanto a nivel español como  canario y majorero. Crisis que golpea de manera brutal a la mayoría de las familias y  personas de la isla y cuya salida no se vislumbra a corto plazo. La crisis es la nota más destacada de la actualidad de la isla y contribuir a  salir de ella será la tarea más importante para Coalición Canaria de Fuerteventura en los próximos años.

En lo social, los recortes impuestos desde el Gobierno del Estado, al dictado de los mercados y especuladores internacionales, están amenazando desmontar el Estado del Bienestar del que  disfrutábamos, fruto de los grandes esfuerzos de muchas personas y colectivos en la etapa democrática y que se había consolidado en  los tiempos de bonanza de las últimas décadas.

En la dimensión cultural, las corrientes homogeneizadoras del neoliberalismo, el fuerte incremento poblacional (la población residente se duplicó en una década y recibimos dos millones de  turistas por año) y las políticas centralistas de los gobiernos estatales, son factores que  están  suponiendo un reto para la conservación y el fortalecimiento de  las señas de identidad de nuestra tierra canaria y de nuestra sociedad insular.

Todo ello está reclamando un tipo de Política diferente, que afronte los desafíos del presente y apueste por un futuro mejor para la isla, en el contexto de los demás territorios insulares que conforman el Archipiélago  Canario, teniendo como referencia lo aprobado en el reciente V Congreso de Coalición Canaria.

Queremos un partido que lidere la salida de la crisis, ayudando a la sociedad majorera a protagonizar el camino hacia una Fuerteventura con identidad y con futuro.

 

1. Reformulación de nuestro modelo económico en torno al turismo

Frente al neoliberalismo reinante, que intenta imponer medidas de ajuste que están haciendo recaer las consecuencias negativas de la crisis sobre las personas y colectivos más empobrecidos, desde Coalición Canaria proponemos la puesta en marcha de planes de estímulo bien orientados y que incentiven el crecimiento de nueva actividad económica sostenible, que sea generadora de riqueza social, de empleo digno e igualdad y respetuosa con el medioambiente.

 

En Fuerteventura tenemos muchas posibilidades de afrontar y superar la crisis, apostando por  reformular y reorganizar un modelo económico propio, basado en los siguientes fundamentos:

 

1.1. El turismo de calidad como germen y motor de una economía diversificada.

 

El turismo ha sido el principal responsable del enorme cambio socioeconómico experimentado por la sociedad majorera en las últimas décadas, aunque los empresarios locales y residentes se hayan centrado casi exclusivamente en la actividad inmobiliaria y de construcción, estando el fenómeno en sí preferentemente controlado y gestionado por operadores externos.

 

También es necesario tomar conciencia de que puede ser una debilidad extrema de nuestro modelo el depender del turismo como un monocultivo, por lo cual hemos de caminar hacia una auténtica diversificación de la economía  de la isla, que permita aumentar la capacidad del sistema para generar riqueza y empleo.

 

Hace falta un cambio de mentalidad, hacia un nuevo escenario de planificación y de gestión del fenómeno turístico como tal, de forma que toda la sociedad se interese por el turismo y participe, junto a los empresarios e instituciones públicas, en la explotación de las grandes posibilidades que tiene el turismo para la isla en su conjunto.

 

Ha de ser un turismo de calidad, basado en nuestros excepcionales recursos naturales, mediante la aplicación de conocimiento a la producción de servicios de alto valor añadido. Un turismo redescubierto desde estudios científicos y técnicos, dando importancia a la investigación y a las nuevas tecnologías, formando a las personas que trabajan en el sector, especialmente a las jóvenes, ayudándoles a que descubran esta nueva manera de ver el turismo, que supone un cambio cualitativo e innovador.

 

El turismo debe funcionar como motor de la economía insular, potenciando la diversificación de la misma, de forma que se reduzca la dependencia exclusiva de la actividad turística y se desarrollen otras actividades. Se debe aprovechar el turismo como dinamizador  de las actividades tradicionales mejoradas y las asociadas al desarrollo de fuentes energéticas renovables, así como las derivadas de la proximidad con el continente africano. Hay que descubrir las enormes posibilidades de producir servicios ligados a los atractivos naturales y culturales de la isla.

 

El turismo debe desempeñar un papel orientador para el conjunto de las actividades económicas, destacando la relación pesca-turismo, agricultura-turismo, ganadería-turismo, ocio-turismo, deporte-turismo, etc.

 

Concretamente, queremos un sector primario que aumente su capacidad productiva, enfocado principalmente el consumo turístico y la autosuficiencia alimentaria. Un sector comercial y de restauración competitivo, aplicando políticas restrictivas al modelo de negocio del “todo incluido” y estimulando la cooperación a través de zonas comerciales abiertas y las rutas gastronómicas. Un sector tecnológico abierto al mundo, que dé cabida al talento de nuestros jóvenes profesionales y que atraiga capitales que deseen aprovechar nuestra posición geoestratégica.

 

En consonancia con este modelo económico que queremos para la isla, debemos seguir expresando el rechazo frontal de Coalición Canaria, reforzado ahora por el respaldo unánime del V Congreso Nacional, a las prospecciones petrolíferas que intenta la Compañía Repsol, con el apoyo del Gobierno central. Porque esas actividades petroleras contradicen y ponen en peligro el modelo económico y social que proponemos como salida a la crisis actual y como garantía de un futuro sostenible en el tiempo.

 

1.2. Un territorio revalorado, reordenado y planificado

 

El territorio es  el teatro de operaciones donde se despliega la actividad humana. Es también, por ello, un espacio frágil y vulnerable a los impactos de dicha actividad humana. Lamentablemente, en los años recientes el territorio de la isla se ha visto como simple soporte de las estructuras creadas para promover el crecimiento y eso ha tenido consecuencias perniciosas, que se han de corregir.

 

El reciente parón en la construcción, debido a la crisis, ha supuesto, en el fondo, algo beneficioso para el territorio insular, limitado, escaso y sometido a una sobreexplotación que  le estaba empezando a causar un daño irreparable. Se estaba deteriorando el paisaje singular de la isla, uno de los principales activos para un turismo sostenible y con perspectivas de futuro.

 

En nuestro caso, el territorio es el conjunto de ecosistemas de alta significación como recursos naturales en sí mismos, que ofrece la mezcla de paisajes exóticos y atractivos para el visitante (sistemas dunares, saladares, montañas de belleza especial, zonas áridas, playas todavía vírgenes, etc.) con un alto grado de seguridad, tranquilidad, confort y estabilidad social. Esta interesante combinación de exotismo con seguridad constituye  el principal referente diferenciador y competitivo de Fuerteventura como destino turístico.

 

Paradójicamente, cuando algunos han pretendido sacrificar el paisaje natural en nombre de la inmediata rentabilidad del negocio turístico, el principal argumento que tenemos para preservar el medio natural de la isla y evitar la degradación de ecosistemas de alto interés ecológico y atractivo social es precisamente el de su rentabilidad económica. Son el principal capital productivo (capital natural) que posee la isla.

 

En consecuencia, hay que saber gestionar el territorio como recurso no renovable que constituye un elemento fundamental del atractivo de nuestro destino turístico y factor decisivo de nuestra calidad de vida.

 

Teniendo presentes estos significados de nuestro territorio, es urgente culminar cuanto antes el proceso de ordenación del territorio insular (PIOF) y de los planes de ordenación urbana de nuestros municipios.

 

Asimismo, desde Coalición Canaria seguimos apostando por explotar todas las posibilidades de la declaración de Fuerteventura como Reserva de la Biosfera y de la deseable creación del Parque Nacional de Zonas Áridas, como instrumentos para la mejor gestión medioambiental de nuestro territorio singular.

 

En coherencia con todo ello, Coalición Canaria en Fuerteventura sigue manifestando su firme posición de rechazo al Campo de Tiro de Pájara, reclamando el cierre de las instalaciones militares en la zona, el restablecimiento de los terrenos en su uso tradicional, valorando sus características ambientales y patrimoniales. Es más, reclamamos del Gobierno del Estado la desmilitarización de la isla, que se deje de  utilizar nuestro territorio como espacio preferente de maniobras militares y que se desmantelen las instalaciones que no sean necesarias en la actualidad, ya que todo ello contradice el modelo económico y social que estamos propugnando.

 

1.3. La opción por un modelo energético renovable

 

El desafío fundamental de la isla es poder compaginar la satisfacción de las demandas energéticas de la población con uno de los aspectos más urgentes de la agenda ambiental internacional: la atenuación del cambio climático y sus efectos y la transición ordenada de las economías del planeta a un mundo sin petróleo. Si lo logra, Fuerteventura será capaz de sortear con éxito uno de los problemas que pueden afectar a su competitividad futura como destino turístico.

 

Junto al rechazo frontal a las prospecciones petrolíferas de Repsol en aguas cercanas a la isla, debemos insistir en la opción por las energías renovables, en todas sus formas posibles. Se ha de superar de manera urgente la enorme brecha que existe entre las potencialidades que tiene la isla y las deficientes explotaciones reales en cuanto a energías renovables. Una acción que no admite más demoras es la modernización energética, aumentando el desarrollo de las energías limpias, logrando nuesra independencia energética y disminuyendo la factura del petróleo a las empresas y a los particulares.

 

Coalición Canaria debe comprometerse a eliminar los obstáculos administrativos y de todo tipo que se encuentran en el camino, producidos por instituciones que gobernamos nosotros mismos, cosa difícil de entender para muchas personas. Esta preocupación debe estar en el centro de las prioridades de todas las instituciones públicas donde ejercemos el gobierno.

 

El binomio agua-energía, bien trabajado y con perspectiva de futuro, puede hacer de la isla un referente mundial, debido a nuestra condición insular y semidesértica, nuestra notable dotación de fuentes renovables (viento y sol) y relativamente baja densidad poblacional. Respecto al agua, si bien en la desalación de agua de mar se ha avanzado, pudiendo resolver una demanda poblacional en rápido crecimiento, queda mucho por hacer en el caso de las aguas residuales.

 

En este aspecto, hay que trabajar la depuración secundaria y la terciaria, de forma que se logre un uso más racional de este recurso. Todo el mundo habla de las enormes posibilidades que tiene para la agricultura y la ganadería la reutilización del agua depurada, pero lo cierto es que se siguen vertiendo al mar una cantidad inmensa de aguas residuales, sin que veamos progresos en esta medida tan necesaria y urgente.

 

Se proyectaría además así una imagen de Fuerteventura como destino comprometido con la solución de problemas ambientales globales, que de forma creciente preocupan a los ciudadanos y ciudadanas de los principales países emisores de visitantes.

 

1.4. Modernización de los transportes y las comunicaciones

 

Seguir trabajando la conectividad interior y exterior de la isla por tierra, mar y aire es un objetivo que se ha de perseguir en los próximos años, mejorando todas las formas de transporte y comunicación.

 

Desde Coalición Canaria seguimos reivindicando un trato diferenciado del Estado en cuanto a subvenciones y ayudas al transporte de personas y mercancías en nuestro Archipiélago y en nuestra isla, para evitar que los precios de los desplazamientos ahoguen nuestra posibilidad de movilidad debido a las dificultades de nuestro territorio fragmentado y alejado.

 

Asimismo, reclamamos el abaratamiento de las tasas aeroportuarias, para facilitar la afluencia de visitantes, elemento vital, como se viene diciendo, para nuestro modelo económico y social.

 

1.5. Sociedad de la Información

 

Seguir potenciando la iniciativa del Parque Tecnológico, por las grandes posibilidades de empleo que ofrece a nuestra juventud, la generación mejor preparada de nuestra historia, pero que necesita estímulos y espacios para desarrollar sus potencialidades.

Fuerteventura, de la mano de Coalición Canaria, debe dar pasos más decididos hacia la segunda modernización del Archipiélago, liderando el camino para unas sociedades insulares más capacitadas y más competitivas, explotando nuestra especial renta de situación, caracterizada por la cercanía a muchos países africanos y en la encrucijada de tres continentes.

 

2. Nuestro compromiso con las personas en el Estado Social del Bienestar

2.1. Hacia una sociedad justa, con equidad, frente al neoliberalismo

Es preciso que hagamos un análisis en profundidad de las causas coyunturales y estructurales que están bajo la crisis mundial que padecemos. No podemos resignarnos a que el neoliberalismo que se está aplicando en el mundo desde hace cuatro décadas se nos presente como la única alternativa para nuestra sociedad avanzada.

 

No podemos aceptar que se nos imponga la doctrina del pensamiento único que dice que no hay otra solución económica que crear más desempleo y pobreza, bajar cada vez más los sueldos, los salarios y las pensiones, permitir que miles de familias pierdan sus viviendas, dejar sin financiación y sin clientes a las pequeñas y medianas empresas o a los trabajadores autónomos, o destrozar el medio ambiente…La realidad muestra sin ningún tipo de dudas que cuando se han aplicado las medidas que ahora nos están proponiendo siempre ha bajado la calidad de vida, del trabajo y la cantidad de empleo existente y que sólo han mejorado los beneficios de los banqueros y de las grandes empresas.

 

El mensaje del Movimiento del 15 M y de los “indignados” de todo el mundo es claro y hemos de escucharlo: hay alternativas. Se puede organizar la sociedad de otra manera, es posible otra forma de organizar la economía y el mundo financiero.

 

La clave está en generar una mejor distribución de la riqueza. Reducir la desigualdad no es sólo una cuestión de deseo moral, que ya de por sí es importante. Además es la forma de hacer que las economías, incluso las capitalistas, funcionen mejor. Porque la distribución más igualitaria proporciona ingresos más repartidos que se destinan en mayor medida a la adquisición de bienes y servicios, lo que proporciona mayor oportunidad de ventas y, por tanto, de beneficios a las empresas. Cuanto más concentrada esté la renta, menor será el volumen de producción necesario para satisfacer la demanda de consumo (que en el capitalismo sólo puede realizar quien tenga dinero) y el número de empresas necesarias para realizarla.

 

Por eso la única forma de salir con certeza de la crisis, la mejor y más auténtica vía para avanzar hacia una sociedad más justa y humana, es combatir la desigualdad en todas sus manifestaciones.

 

Todo ello supone trabajar en políticas de vivienda, de ayudas a las drogodependencias, fomento del deporte, políticas de igualdad, trabajar la interculturalidad, etc., según se ha aprobado en nuestro V Congreso.

 

2.2. Priorizar la educación

El pilar básico para construir otra sociedad más justa y humana está en la educación. Canarias viene haciendo un gran esfuerzo en materia de educación y Fuerteventura es una buena muestra. En los inicios de la democracia partíamos de una situación de déficit en cuanto a nivel académico de nuestro pueblo, una situación que lastraba nuestro desarrollo económico y social.

Un enorme esfuerzo presupuestario y unas políticas muy comprometidas de compensación de desigualdades educativas y de impulso a todos los niveles de escolarización supusieron un gran avance, sobre todo, en comparación con etapas anteriores, ya que no sería justo compararnos con países y territorios que partían con muchísima ventaja. Pese a que conseguimos adelantarnos en la generalización de la educación obligatoria hasta los 16, en la infantil 3 años, en la extensión de la educación de personas adultas, en formación profesional, y pese a una gran inversión en recursos de apoyo a la escuela o en atención a la diversidad los índices de éxito escolar no eran proporcionales al esfuerzo desplegado. Hay que tener en cuenta que los avances educativos no se trasladan al éxito inmediatamente, tardan en manifestarse muchos años.

Las dificultades presupuestarias generadas por la crisis nos obligan a pensar en el valor que le damos al sistema educativo para saber en qué grado queremos y podemos comprometernos con su sostenimiento.

Tenemos que seguir apoyando la educación en todos sus niveles, en la línea de la 2ª ponencia del V Congreso Nacional, conscientes de que “el sistema educativo es un eficacísimo redistribuidor de igualdad de oportunidades entre toda la población; es la base del equilibrio social si promueve valores que incidan en unas relaciones humanas respetuosas y solidarias; es el pilar de la economía futura, ya que hoy el conocimiento es la base de la eficiencia y competitividad de la economía. En esa medida, Coalición Canaria hará todos los esfuerzos necesarios para la sostenibilidad de este pilar del estado del bienestar.” (apartado  4.4.2.)

 

En Fuerteventura, si queremos aprovechar al máximo las potencialidades de nuestro peculiar modelo socioeconómico, tenemos que contribuir a la formación de las personas, especialmente a las nuevas generaciones, en cuyas manos estará el futuro de la calidad de vida de toda la población. Una de la concreciones de esta línea de trabajo consiste en consolidar la oferta de formación profesional, acorde con las necesidades del mercado, en ciclos de energías renovables.

 

2.3. Una sanidad que responda a las demandas de la población

Lo mismo tenemos que decir de la sanidad, otro de los pilares del Estado del Bienestar.

Asumimos las afirmaciones del V Congreso en la citada Ponencia: “Las recientes medidas de reformas sanitarias impuestas por el Gobierno español, principalmente las derivadas por el Real Decreto Ley 16/2012, van a marcar un antes y un después en nuestra concepción del modelo sanitario.  La percepción de muchos es que nuestro sistema sanitario retrocede 30 ó 40 años. Se vuelve a hablar del asegurado y no del paciente, a perder la universalidad, a la desigualdad en la prestación sanitaria, a permitir que el mercado, que siempre encuentra por sí mismo un punto de equilibrio entre la oferta y la demanda, genere las mayores inequidades a muchos de nuestros ciudadanos volviendo a tiempos inmemoriales incluso antes de nuestra reciente etapa democrática”.

“Coalición Canaria apuesta firmemente por los sistemas públicos y la gestión pública de ellos frente a la privatización, por la universalidad de la prestación sanitaria frente a la discriminación, por la gratuidad frente al copago, y por la defensa de la equidad frente a la desigualdades pues sin todo esto estaríamos atentando gravemente contra el estado del bienestar”. (apartado  3.4.)

En nuestro compromiso por la salud, apostamos por: promover hábitos de vida saludables en el sector juvenil garantizando la integración de los aspectos preventivos y asistenciales; promover la práctica deportiva así como otras actividades culturales, de ocio y tiempo libre dirigidas tanto a la población joven en general como a la juventud con problemas específicos de salud  para su promoción y reinserción social desde un enfoque terapéutico; potenciar la educación en materia de sanidad en los centros escolares.

2.4. Al lado de las personas con más problemas

Estamos asistiendo al surgimiento de una dura realidad social que afecta de manera integral a muchas familias canarias, con todos sus miembros en paro y con enormes dificultades para poder cubrir las necesidades básicas de alimentación, vestido, vivienda o medicinas para vivir dignamente. Esta situación se acentúa con mayor intensidad entre las personas sin hogar, desempleadas, inmigrantes que ven reducidos sus derechos o personas con discapacidad con menos oportunidades.

El recorte de derechos a la ciudadanía que está realizando el Gobierno del Estado atenta directamente a la cohesión social y aumenta las desigualdades, con la aplicación de políticas que nos retrotraen a épocas de asistencialismo, que estaban superadas en el ámbito de las políticas sociales. A golpe de decreto se está destruyendo el Estado del Bienestar, que tanto esfuerzo costó a muchas generaciones; de esta forma, se resquebrajan los derechos a un empleo digno,  una vivienda en condiciones, una sanidad y educación de calidad y unos servicios sociales consolidados.

En el ámbito de las políticas sociales, Coalición Canaria seguirá fortaleciendo unos servicios sociales que garanticen la protección social de la ciudadanía y las familias, creando y consolidando servicios que favorezcan la participación, la integración y el bienestar social de las personas, especialmente de aquellas que se encuentren en situación de necesidad o vulnerabilidad. Para ello, es imprescindible el sostenimiento y la consolidación de unos servicios sociales acordes al siglo XXI, de carácter profesional, que trabajen de forma integral con las familias, potenciando las acciones preventivas y tendentes a garantizar la normalización. Desde Coalición Canaria seguiremos fomentando la coordinación y apoyo entre las instituciones y las ONGs presentes en la isla, cuyas iniciativas solidarias están permitiendo afrontar con garantías las situaciones de emergencia social.

Queremos seguir avanzando en igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres desde todos los ámbitos (social, judicial, educativo, de seguridad, etc.) con el firme propósito de que sea cada vez más efectiva en nuestra sociedad. Redoblaremos los esfuerzos de coordinación y eficacia entre las administraciones en la prevención y protección integral de las mujeres contra la violencia de género. La igualdad pasa también por el respeto y la defensa que merecen los derechos de las personas del colectivo LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) y sus familias, acordes con una sociedad avanzada, plural y diversa. Rechazamos el recurso interpuesto por el PP contra el matrimonio de personas del mismo sexo, porque atenta contra los derechos y dignidad de las personas.

Continuaremos fomentando la realización de acciones encaminadas a garantizar la accesibilidad real de los espacios y edificios públicos, suprimiendo todas las barreras físicas y de la comunicación existentes. Las administraciones, los colectivos y la ciudadanía en general hemos trabajar conjuntamente para crear entornos urbanos funcionales para todas las personas, a fin de mejorar la calidad de vida y la plena integración de las personas con discapacidad. Ciudades y espacios accesibles son los que permiten ejercer el derecho de todas las personas al trabajo, el deporte, la diversión, la cultura, así como cualquier actividad de la vida diaria. Además, en nuestro caso, una Fuerteventura Accesible añade un atractivo más a los visitantes europeos, en cuyos países han cultivado en las últimas décadas una sensibilidad especial respecto a esta dimensión social.

Coalición Canaria de Fuerteventura ve necesario avanzar en el cumplimiento por parte del Estado y de la Comunidad Autónoma de la   Ley de Promoción de la Autonomía Personas y Atención a las Personas en situación de Dependencia, ya que supone el reconocimiento del derecho que tienen las personas dependientes a vivir dignamente.

Para que toda esta dimensión social que planteamos sea posible, debemos luchar en la isla contra la alta tasa de desempleo, que es mayor todavía que la que soporta Canarias en general (ambas por encima del 32 %). Para ello, desde Coalición Canaria se han de promover acuerdo y compromisos con todos los empresarios de la isla, en todos los ámbitos, tanto PYMES, hoteleros y extrahoteleros, para el fomento del empleo y la contratación de personas que se encuentren inscritas en las oficinas del Servicio Canario de Empleo de Fuerteventura, dando prioridad a aquellas personas inscritas dentro del ámbito de la oferta de trabajo y especialmente a paradas de larga duración, frente a la llegada de nuevos trabajadores foráneos. Que sean los buenos profesionales que han luchado durante décadas para hacer de Fuerteventura lo que ha sido y es turísticamente, los que ahora vuelvan a  levantarla económicamente.

Seguiremos trabajando al lado de las personas, construyendo una sociedad más justa, igualitaria y solidaria.

 

3. Potenciando la identidad  nacional e insular

3. 1.  Hacia la construcción nacional canaria

Los torpes ataques del gobierno estatal a Canarias  que se han producido en los meses recientes están favoreciendo la radicalización del sentimiento nacional canario: porque el Estado no está respetando el hecho diferencial canario.  Se ve por ello la necesidad de profundizar en nuestras  raíces, en  los fundamentos de nuestro nacionalismo.

La construcción nacional canaria es  un proceso. Un proceso histórico, que se va desarrollando en el tiempo, con nuestro protagonismo activo, avanzando hacia las mayores cotas de autogobierno posibles. En este proceso se han de distinguir tres niveles, que están relacionados y que se retroalimentan entre sí permanentemente:

a) El hecho diferencial canario. Son los rasgos diferenciadores que nos identifican como un pueblo,  una Nación, dentro del Estado español: el hecho de ser islas, con un territorio fragmentado y con difíciles comunicaciones; la lejanía del centro peninsular; con una historia peculiar, ya que tuvimos un tratamiento  colonial hasta hace unas décadas; con unas necesidades económicas especiales, reconocidas en nuestro acervo económico-fiscal; y, finalmente, con una cultura, una manera de ser y de vivir que nos configuran como un pueblo atlántico, original y diferente al resto de pueblos del Estado.

b) La conciencia progresiva de Canariedad. Es el sentimiento de sentirse canario, la pasión por la tierra, por lo nuestro. En las últimas décadas se han dado las circunstancias históricas precisas para el surgimiento y el desarrollo de esta conciencia canaria. Antes no había sido posible, por una serie de factores históricos: casi siempre, por la pobreza y crisis permanente del modelo económico; por la dependencia exterior de la economía; por la permanente pugna entre islas mayores por la hegemonía. A finales del franquismo, con llegada de la democracia y el desarrollo económico por el turismo y el crecimiento de los niveles de instrucción de la población, todo ello favoreció la toma de conciencia y el despertar canario. Es uno de los hechos más importantes de las últimas décadas.

c) Esa conciencia se ha ido plasmando en el surgimiento de partidos políticos y fuerzas nacionalistas. Ha sido un proceso de crecimiento que se ha desarrollado de manera irregular; de manera titubeante e imprecisa en algunos momentos (Secundino Delgado, MPAIAC, Canarias Libre) y con mayor fuerza en otros, como los primeros años de la democracia. Ha habido épocas de avance (unión de fuerzas, confluencia nacionalista, fortalecimiento del sentimiento nacionalista) y épocas de retroceso (rupturas y desunión de fuerzas nacionalistas, debilidad del nacionalismo).

El  momento actual es una oportunidad para reforzar el nacionalismo desde Coalición Canaria. Se toma conciencia como nunca hasta ahora de las raíces: el hecho diferencial canario, las singularidades de  nuestra tierra. Ha crecido la conciencia colectiva de identidad como pueblo. Se reivindica un Estatuto especial para Canarias, como Nación dentro del Estado español y como Región Ultraperiférica (RUP) en Europa.

Como se ha afirmado en nuestro V Congreso Nacional, es el momento del nacionalismo, de la Canariedad, de avanzar decididamente hacia la construcción nacional canaria.

3.2.  Favoreciendo la identidad insular

Dentro de la realidad nacional canaria, la isla es algo fundamental. Fuerteventura está llamada a potenciar su identidad peculiar dentro del Archipiélago, destacando sus señas de identidad en el conjunto. Es preciso tomar conciencia de lo que nos distingue de las demás islas, sabedores de que, si bien las desigualdades nos separan, las diferencias nos enriquecen.

En años lejanos ya de nuestra historia, la isla destacaba por su pobreza y su marginación. Al principio del siglo XX, el abogado majorero Manuel Velázquez Cabrera denunció esta marginación de las islas secundarias y reivindicó la importancia de la isla en la configuración político-administrativa de Canarias. Su defensa de la isla le llevó a convertirse en uno de los padres de los Cabildos Insulares, cuyo centenario celebramos este año.

En las últimas décadas del siglo pasado, gracias al trabajo de Asamblea Majorera primero y de Coalición Canaria después, Fuerteventura ha experimentado la mayor transformación económica, social y cultural de su historia. Con nuestro liderazgo, pedido insistentemente en las urnas por la ciudadanía,  nuestra isla ha de seguir buscando hoy lo que nos identifica y distingue en el concierto general del Archipiélago.

El turismo que nos visita y los inmigrantes que han venido y pueden volver en los próximos años son un desafío apremiante a cultivar nuestra identidad cultural y ofrecerla a los foráneos que se acercan a compartir nuestro modo de ser y de vivir. Lejos de complejos de todo tipo, en una actitud de universalidad abierta, acoger a los que vienen, ofrecerles nuestra cultura y nuestro modo de ser y recibir de ellos lo bueno que nos traen, en un intercambio cultural y humano que constituye una de las grandes riquezas de los tiempos que vive la humanidad.

Seguimos apostando por el Proyecto Monumental Montaña Tindaya, como elemento de nuestra identidad insular, una oportunidad que tiene la isla de acoger una obra artística de relevancia mundial, un atractivo más y original para recibir visitantes que buscan algo más que sol y playa.

Dentro de la identidad cultural, prestar cuidado especial a las fiestas populares, lugar de encuentro y de expresión de nuestras tradiciones. Fiestas en tiempos de crisis: Austeridad y protagonismo popular. Igualmente, favorecer la práctica de nuestros deportes y juegos tradicionales, como otra seña más de nuestra identidad.

 

4. La Política que necesita la isla

4.1. Un partido más fuerte, más unido, más nacionalista

Reforzar la estructura orgánica del partido en todos sus ámbitos, sin renunciar al protagonismo que corresponde a nuestros cargos orgánicos, junto a nuestros representantes institucionales. El Partido debe tener voz propia, ganando en cohesión interna.

Comprometernos a debatir y decidir los grandes temas en el seno de la organización, conscientes de que el debate interno y las decisiones tomadas en los diferentes órganos  son los que dan fortaleza y unidad al partido.

El reforzamiento de la ideología nacionalista ha de figurar en nuestra agenda diaria, no sólo para los momentos electorales. Con frecuencia, al llegar las elecciones, echamos de menos este trabajo diario, semanal, en el esfuerzo de consolidar nuestro ideario y trasmitirlo a las nuevas generaciones de militantes y simpatizantes que se van incorporando.

4.2. Un partido que se acerque más a la gente, a la calle, a los colectivos y organizaciones populares y sociales.

La renovación de los análisis de la situación, de las ideas y de las soluciones que propongamos nos vendrá de estar más cercanos a la realidad de la gente, en el día a día de la ciudadanía.  Desde muchas instancias se nos está pidiendo renovación y adaptación a la realidad  cambiante de nuestra sociedad.

Hemos de estar vigilantes para que nuestro discurso esté al día y no desfasado de las inquietudes y aspiraciones de la población de la isla.

4.3. Un partido  que marque la línea de acción a las instituciones donde gobernamos y que apoye la actuación de los  gobiernos municipales, insular y autonómico y propicie la coordinación entre las distintas administraciones.

La organización ha de implicarse en la preparación de nuevos líderes, para no estar supeditados siempre al supuesto tirón electoral de las personas que ya ocupan un cargo.

4.4. Un partido con bases de militantes y simpatizantes informados, formados y protagonistas.

Hace falta instrumentos de participación de la militancia, conferencias y asambleas informativas y decisorias, en los que militantes y simpatizantes se informen, puedan debatir las grandes cuestiones y se sientan protagonistas en la marcha de la organización.

Propuesta concreta: creación de una Escuela de Militantes, con un programa concreto de formación, con distintos niveles y actividades organizadas en los ámbitos insular y municipal.

4.5. Tomar las decisiones que se vean necesarias para reorganizar el partido a nivel local e insular en la línea de estas pautas.

Comparte y disfruta
Download PDF

Deja un comentario